martes, 22 de octubre de 2013

EL SILENCIO,ESE GRAN DESCONOCIDO

Según la Real Academia de la Lengua Española dícese de la "FALTA DE RUIDO"
Yo tengo unas cuantas definiciones aplicadas al día a día que compartireis seguro conmigo.

Yo trabajo en la radio, vale pues el Silencio, no es sólo falta de ruido. Un segundo de silencio, puede incluso ambientar algo que se esté contando. Es un impás para que empiece otra cosa o incluso es la señal para hacer una y mil conexiones entre emisoras, estudios y ordenadores unidos virtualmente en este mundo tecnológico.
2 segundos de silencio no parece nada ¿verdad? Pues en mi trabajo hace que personas se asusten, hagan callar para comprobar qué se oye, alguno de un grito y otro ponga cara de uf, que susto
Hay amigo, pero 3 segundos, eso es demasiado. Saltan alarmas y se encienden luces rojas. Ya no os cuento más de tres.... satélites que no encuentran señal , jefes preguntando el por qué y mil y una explicaciones que dar. Contando también que cientos y cientos de personas creen que su "transistor" no funciona bien.

En mi mundo de andar por casa hay otros tipos de Silencio.
El silencio cuando te hacen una pregunta, que es silencio pero estás pensando qué contestar , o para explicarte bien , o para no decir cosas que puedan llevarte a confusión o decir algo de lo que te puedas arrepentir. O el silencio de el de la callada por respuesta que suele sentar fatal

Silencio, del bonito, es el bucólico. El silencio del bosque, de cuando estas en el campo y no es silencio total, porque siempre se oye ó el viento o un animalillo o un crujir de la naturaleza. Yo de este sé poco porque si voy al campo es con niños normalmente y es impensable que oigamos más que sus voces, todo el rato.

Cuando los niños eran bebes, el silencio que se creaba en la casa cuando: "por fin se ha dormido". Era casi fingido porque realmente era porque estabas andando de puntillas, la televisión estaba a un volumen inaudible y si tenias que hablar era lo imprescindible y susurrando. No, este fue pasajero.

Si estás con los niños en casa, existe el Silencio de¡¡ "Dios Mío oigo mis propios pensamientos!!" y entonces, tienes que ir corriendo a mirar. Están haciendo una trastada fijo, o revolviendo algún cajón o tocando eso que saben que no se toca.  
También está el Silencio que se produce cuando llamas a alguno de tus hijos y nada, insistes y nada, te asustas, insistes y nada. Vas, le llamas estando a su lado y te mira como si fuera la primera vez que oye tu voz, como si todo formara parte sólo de tu imaginación y con esa cara de...me estaba ignorando. Mi voz no es audible para menores de edad (y a veces para mayores tampoco) Ese es el típico silencio que odiamos las madres. Pobrecitos, no son sordos, pero se lo hacen de bien....

Y mi silencio favorito, el que está infravalorado, es cuando ,después de un día agotador en el que has conseguido que no pudieran contigo las circunstancias varias a las que te has tenido que enfrentar, tienes todo preparado para mañana, medio recogido lo de hoy y vas apagando luces, te vas a la cama, todos están dormidos y decides tumbarte y coger un libro para leer y te das cuenta ¡oh milagro! que no se oye nada,  nada ,respiraciones como mucho. Y suspiras y piensas "prueba superada".
Que paz, puedo leer. Silencio. Este sí que sí.

Seguramente, como estas cansada no lees mucho, porque te entra un sueño.... Es relajación, amiga.
Y silencio. Y tienes que aprovecharlo al máximo porque nunca sabes lo que va a durar.. Ayuda a relajarse y a resetear los pensamientos. APROVÉCHALO